Mujer linda

20 Aug Confesión: Ella era mi sueño hecho realidad.

Todos mis amigos y yo incluido estábamos enamorados de ella desde que la conocimos. Era tres años mayor que yo y tenía unas piernas largas y un cuerpo espectacular. Para nosotros, que acostumbrábamos salir con mujeres de nuestra edad, que aún no llegan a la madurez física, era una bomba. No puedo contar las veces que soñé con que ella volteara a verme y me pidiera mi teléfono, porque yo, seguramente no lo iba a hacer.Mi sueño hecho realidad

El tiempo pasó y nos volvimos a encontrar cuando ambos éramos adultos. Los tres años de diferencia de edad ya no eran algo que importara. La vi en un bar, ella bebía en una copa larga, y yo ordenando una cerveza me acerqué a ella. En vez de sacar mi carta de intentar que me recordara del pasado, actué como si jamás la hubiese visto antes. Seguía siendo hermosa y con una figura impresionante, sabía que esa era mi oportunidad.

 “La edad jamas importara” 

Tras unas pocas palabras, me aseguré de que le interesaba. Sonreía por cada cosa que le decía y sus ojos estaban siempre posados en mí. En un momento me aventuré a invitarla a mi departamento, esperando que dijera que sí, pero se negó. Me dijo que me daría su número y el permiso de llamarla en un par de días. Esto me tomó por sorpresa, pero accedí. Estaba dispuesto a trabajar por conseguirla y contarle a mis amigos de mi hazaña.

Seguimos bebiendo, ya sin la esperanza de irnos juntos a casa fue mucho más relajado y pude conocer a la persona detrás de la fantasía. “Me interesaba” Tres días después salimos y me repitió la acción. No me acompañaría esa noche a casa. En este momento ya no estaba tan interesado en eso solamente, algo me decía que la siguiente vez que saliéramos terminaríamos en la cama de algunos de los dos.

“3ra. Salida“

Así fue, y cada uno de los sueños que tuve con ella hace tantos años, los hizo realidad. Nunca me imaginé que estaría a la altura de las expectativas, porque las expectativas que yo puse eran tan altas. Salimos algunos meses y luego dejamos de vernos, pero no puedo olvidar jamás lo que me hizo sentir. Porque era el tipo de mujer que se sabe mover sensualmente y sabe que tiene los trucos para volverte loco y encima de esto, no sentía miedo, ni vergüenza de utilizarlos.

Su cuerpo era como una canción y se movía al ritmo que yo decidiera, su voz era exacta y su piel temblaba en los momentos adecuados. Jamás me habría imaginado, cuando era un adolescente, lo que ella sabía hacer. Me volvió loco.

Anonimo: un Lector

No Comments

Post A Comment